Un regalo de Pascua. Es el que nos hace el Señor quedándose con nsotros para siempre en el Sagrario. En estas imágenes vemos algunos de los monumentos levantados al Señor en la tarde del Jueves Santo donde recibe culto hasta la mañana del Viernes Santo y que con fe se visita en conventos, iglesias y parroquias. Alabado sea el Santísimo Sacremnto del altar. Sea por siempre Bendito y alabado. La visita a los siete altares es una especie de peregrinación que se debe mantener, conservar con pureza y sobre la que profundizar. Siete son las visitas, pero nuestro amor a Jesús debe ir más allá y acordarnos de visitarlo tambien fuera del triduo Pascual. Por eso incluimos una “visita mas”.  Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada